Panorama para matar (1985)

Antes de iniciarse la producción de Panorama para matar, parecía que Roger Moore iba a hacer realidad su conocida intención de retirarse de la serie. Sin embargo, Moore se puso de nuevo el esmoquin para su séptima aparición como 007. Mirando restrospectivamente, esta vez podemos afirmar que cometió un error de juicio. Así,Panorama para matar presenta una poco destacable última aparición de Moore como James Bond. Por primera vez desde El hombre de la pistola de oro, una película Bond parece cansada y poco inspirada. Esto puede apreciarse en el guión, prestado de James Bond contra Goldfinger, y es una gran pena porque Sólo para sus ojos y Octopussy habían conseguido un Bond renovado con interesantes historias. También hay un inexplicable regreso al tipo de humor y gags visuales que disgustó a las audiencias en Moonraker. (Por ejemplo, la secuencia precréditos es socavada por la inclusión de ‘California Girls’ en la banda sonora mientras Bond huye de sus perseguidores).

Panorama para matar conserva unos altos niveles de producción, con una cinematografía impresionante, así como decorados y música. También hay algunas actuaciones maravillosas, Christopher Walken, Grace Jones y Patrick Macnee entre ellas. Desafortunadamente, algunas otras elecciones de reparto, tales como Tanya Roberts y Willoughby Gray, no son tan exitosas. Esta vez, las escenas de acción a gran escala son a menudo superfluas. Hay una loca persecución en un coche de bomberos por las calles de San Francisco espectacularmente filmada pero interpretada con un objetivo meramente cómico. El salto del especialista B. J. Worth desde lo alto de la Torre Eiffel queda arruinada por una ridícula escena de persecución en coche en la que Bond pone en peligro más vidas de las que lo hace el malvado plan de Zorin. Más exitosa es la escena en la que 007 es obligado a competir en una carrera de obstáculos mortal en la mansión de Zorin, así como elClimax de la película donde la acción nos lleva desde una mina inundada a una lucha mano a mano contra Zorin en lo alto del puente Golden Gate.

Aunque Panorama para matar no es una de sus misiones más brillantes como James Bond, la película cerró el libro de la era Roger Moore. Durante el transcurso de doce años y siete películas, Moore había conseguido lo que mucha gente había pensado que era imposible: sustituir a Sean Connery en el papel y embellecer a James Bond con su única e igualmente exitosa interpretación.

Trailer de la película

Y el la buenisima BSO de Duran Duran, quizá es el primer recuerdo que tengo de una BSO de Bond

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s