La evidencia de que más grande no es necesariamente mejor está ejemplificada enMoonraker, un James Bond épico de 30 millones de dólares cuyo coste duplicó al de La espía que me amó. Aunque Sólo para sus ojos estaba prevista como la undécima película de 007, el éxito de Star Wars animó a Cubby Broccoli a enviar a James Bond fuera de su mundo – literalmente. Ya que la novela de Ian Fleming estaba demasiado desfasada para llevarla a la pantalla, el guionista Christopher Wood únicamente retuvo la esencia de los personajes y la premisa del megalomaníaco usando el programa espacial para sus propios planes. Wood se equivocó estrepitosamente al volver a la filosofía del ‘todo por una risa’ de El hombre de la pistola de oro. El resultante énfasis en slapstick echa a perder muchas secuencias emocionantes que por otro lado se encuentran.

Sin embargo, hay que decir que Moonraker cumplió con la promesa de Cubby de reflejar en la pantalla cada céntimo invertido en la película. Debido a las prohibitivas leyes sobre impuestos inglesas, los productores rodaron la masiva producción en dos enormes estudios franceses – Studio de Boulogne en Epinay y Eclair en Paris. Aquí, el diseñador de producciónKen Adam construyó los escenarios más grandes jamás vistos en la indústria de cine francesa. El equipo trabajó un total de 220.000 horas para asegurar que los decorados iban a estar listos a tiempo para la fotografía principal. Bond aún mantuvo su ‘casa’ inglesa ya que las extensas escenas de efectos especiales se rodaron en los Pinewood Studios. La película está llena de lugares exóticos, gente guapa, tecnología espacial y suficientes efectos especiales para merecer la nominación al Oscar que el supervisor de efectos especiales Derek Meddings finalmente recibió. También hay una buena película escondida entre los indignantes gags. Un poco más de cuidado en la edición podría haber mejorado notablemente el film. Un perfecto ejemplo es la impresionante secuencia pre-créditos en la que Bond y un enemigo luchan por un paracaídas mientras están cayendo al vacío. La escena maravillosamente editada y filmada queda empañada por la inexplicable aparición de Tiburón en un giro demasiado cómico.

Moonraker intenta serlo todo para todos los fans, y acaba haciendo corto en casi cada apartado. La primera media hora es bastante intrigante pero la película rápidamente se convierte en un tiro al blanco en el que las partes acaban siendo más impresionantes que el todo. A pesar de las críticas anteriormente mencionadas, debería destacarse que Moonrakerfue un éxito tanto crítico como financiero. El publico pareció disfrutarla enormemente, pero los puristas de Bond estaban insatisfechos y presentaron sus protestas a Cubby Broccoli. Finalmente, incluso los productores aceptaron que se habían extralimitado en la comedia y los excesos. A pesar del éxito de la película Cubby prometió traer a Bond de nuevo a la tierra en su siguiente película, Sólo para sus ojos.

 

Trailer de la película:

 

Banda Sonora de Shirley Bassey, repite cantando la sintonia de la pelicula.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s